Entrevista en La Nueva España

Entrevista en La Nueva España

Alberto López-Asenjo: «Gijón no puede seguir en la decadencia, hay que preparar el futuro y recuperar el talento»

  • «A mí nadie me ha pedido el carné de identidad en San Lorenzo para darme un baño; yo aquí siempre me sentí como en casa y mi compromiso es total»

LA NUEVA ESPAÑA – ROCÍO VALLE |  Se califica a sí mismo de «gijonudo» y aunque no puede, por carné de identidad, presumir de gijonés como su mujer, Yolanda Meana, y sus hijos, Pelayo, Beltrán y Constanza, ejerce de ello. A Alberto López-Asenjo no parecen asustarles los retos. Tras 33 años en el Ministerio de Agricultura con cargos de alto nivel que le llevaron a París, Roma o Madrid, pasó recientemente al Ministerio de Ciencia y Tecnología. Allí ejerce como consejero delegado del Instituto Español de Oceanografía, el puesto en el que ha pedido una excedencia para trasladarse a Gijón asumiendo el nuevo reto de involucrarse en la política municipal como cabeza de lista del Partido Popular a la Alcaldía. Un partido del que no es militante, pero donde cuenta con grandes valedores como los exministros Isabel García Tejerina y Miguel Arias Cañete. Quienes no le conocían, dentro y fuera del PP local, tuvieron ayer la oportunidad de hacerlo, cuando fue presentado oficialmente en Gijón por el presidente nacional del partido, Pablo Casado.

-Acostumbrado a desenvolverse en la moqueta, ¿cómo afronta meterse hasta las cejas en el barro de la política municipal?

-Es un nuevo reto personal y profesional. Para mí es un orgullo poder representar a esta ciudad a la que tanto quiero y con la que tengo un compromiso total. Lo mejor de mí está en Gijón y es de Gijón: mi infancia, mi juventud, mi mujer, mis tres hijos… Mi interés es, desde la experiencia adquirida en ámbitos internacionales y de negociación, devolverle algo a este Gijón, que tengo por ciudad abierta, cosmopolita y diversa.

-A la candidata del PSOE le afearon ser de Oviedo. ¿Preparado para lo que le puedan echar en cara a usted que viene de Madrid y nació en Ávila?

-Yo vine aquí con 4 años y mi madre, castellana, nos inculcó a los cuatro hermanos la pasión por el mar. A mí nadie me ha pedido el carné de identidad en la playa de San Lorenzo para darme un baño. Siempre me sentí como en casa y mis grandes amigos son de Gijón. Aquí tengo amigos de otras nacionalidades que ellos mismos se consideran asturianos. Eso es un gran activo de Gijón.

-¿Cuándo decidió embarcarse en esta aventura?

-Gijón es una ciudad amable, donde se pueden resolver problemas de manera ágil frente a lo que pasa en grandes ciudades, donde tienes el lujo de poder pasear y de cambiar de planes si quieres, con la única limitación de la climatología. Con mi mujer ya habíamos hablado de venir cuando nos jubilásemos, pero cuanto te llaman desde Madrid y te dicen…

-¿Quién le llama?

-Mucha gente; por eso me siento honrado de que hayan pensado que puedo reunir a todas las sensiblidades y ser el candidato. Me llamaron Maroto, Carmen Fraga y una amiga a la que yo debo todo, Isabel García Tejerina, para mí siempre «ministra»… Muchas personas me han animado, y, lógicamente, hablé con Teresa Mallada y Mercedes Fernández.

-¿Cuáles son sus objetivos para el futuro de Gijón?

-Lo que más me interesa es fomentar el asentamiento del talento y proponer desde el Ayuntamiento, pero también con la comunidad autónoma y el Gobierno, plataformas para el emprendimiento e iniciativas que nos permitan mantener en Asturias a esos jóvenes con talento. Un amigo de mis hijos, que es gestor de fondos en Zurich, me decía hace poco que estaría dispuesto a perder el 60% de su salario para venirse si aquí tuviera oportunidad de negocio. Eso es lo que hay que revertir. Por eso hay que copiar modelos donde se pueda crear una empresa con no menos de 30 euros y en una semana. No podemos perdernos en el marasmo administrativo de concesiones de licencias que duran tres o cuatro meses y de proyectos que llevan años o décadas a la espera de poder materializarse. Hay que agilizar los procesos. Otro aspecto fundamental es la desazón que produce pasear por el centro viendo locales cerrados. Por es el segundo eje de nuestro proyecto será trabajar con el pequeño y mediano comercio para revitalizar esta ciudad, que siempre ha sido el motor económico de la autonomía.

-¿Más?

-El cambio climático aparece como un reto pero también nos ofrece oportunidades. Y hay que pensar también que una ciudad con tantos deportistas y deportistas de élite tiene que ser una ciudad del deporte donde poder incorporar títulos universitarios.

-¿Sabe que el PP pidió el grado de Deporte que quiere Gijón para Mieres?

-Nada es incompatible. Lo importante es podernos convertir en referente del deporte de excelencias. Igual que de la gastronomía atlántica o ser ciudad de la sidra, y no por eso voy a crear un conflicto con Nava. Hay que mejorar la oferta de una ciudad que debe ser diversa y adaptarla a los nuevos retos. Hace un siglo se podía tener el reto de la industrialización pero ahora tenemos quince retos en marcha: el cambio climático, la despoblación, la tecnología… Hay que tener una mentalidad abierta y por eso mi equipo va a ser un equipo muy joven. No vamos a tocar lo que funciona bien pero hay que preparar el futuro y para ello tenemos la tecnología a nuestra disposición, lo que hay que hacer es que la tecnología no nos limite la imaginación.

-Además de joven, ¿cómo es la lista?

-Para mí joven es la persona que aporta pasión, talento e ilusión; lo que la edad determina es la capacidad de resistencia. Habrá gente del segmento de 30 años, de 40, de 50… La riqueza del proyecto es poder incorporar distintos talentos. Es una lista que va a sorprender.

-¿Eso quiere decir que no veremos a nadie del actual equipo popular?

-En Heidelberg hay una placa con una frase de un italiano que estaba en la corte alemana y que dice: «Por qué no». Realmente yo creo que lo que tenemos que hacer es poner a los mejores. No quiero dar nombres, pero las pistas están claras: mi apuesta decidida por el deporte de élite, por el pequeño y mediano comercio, la activación de infraestructuras… O el desarrollo del ámbito rural, que para mí también es eje fundamental por mi experiencia y conocimientos.

– Deporte de élite. Se dice que su número dos será la olímpica Ángela Pumariega…

-He hablado con Ángela para que entre a formar parte de ese equipo asesor que estoy formando, porque sus indicaciones serán importantes en materia deportiva. Eso es lo que hay hasta este momento.

-¿Cómo ve el Gijón más reciente?

-Es una ciudad en la que se vive muy bien pero no puede seguir en esta decadencia, en esta especie de muerte vegetativa. No estamos sabiendo reaccionar a las señales. Hay una nueva realidad que es la economía azul y Gijón parece vivir de espaldas a esa economía que, a nivel europeo, va a generar cinco millones de empleos en tres años. Aquí hay centros de formación excelentes en este ámbito donde se pueden desarrollar modelos de formación dual y con los que crear pasarelas de conexión con centros de contratación. No hay que vivir en la complacencia y prepararse para el futuro. Y todos esos objetivos difícilmente se pueden conseguir si tienes fuera de Asturias a esa gente joven preparada.

-¿Su línea sería la de proyectos como el campus del mar o el parque tecnológico de Naval Gijón?

-Tenemos que creernos nuestra potencialidad y aquí hay cosas buenas como el Parque Tecnológico. Llama la atención que un centro con apenas 2.000 empleados suponga el 25% del PIB de la ciudad. ¿Por qué no replicarlo en otros ámbitos? Igual que el puerto de Vigo es puerto de referencia en economía azul, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros?

-Volviendo al barro de la política local, ¿a quién considera el enemigo a batir?

-No creo en enemigos a batir porque parto de la base de que todo el que se presenta desea lo mejor para Gijón. Otra cosa es que unos tengamos ideas más innovadoras y otros más conservadoras. Sí creo que todos debemos ser conscientes de que Gijón se merece tener un modelo de Ayuntamiento mucho más eficaz. No podemos tener una inejecución del 40% del presupuesto y que la mayoría del dinero se vaya a pagar costes de personal, lo que impide tener recursos para generar desarrollos con capacidad de respuesta a nuevos retos.

-Resulta casi imposible pensar que algún partido se haga en solitario con el gobierno. ¿Cuáles son sus líneas rojas ante futuros pactos?

-A lo largo de mi vida profesional he participado en más de 500 rondas negociadoras y lo que está claro es que no se pueden poner premisas. Hay formaciones con las que se puede tener ya cierta sintonía porque son de tu misma raíz y están próximos a tu manera de pensar pero incluso con los más alejados, si son honestos y buscan lo mejor para la ciudad, habrá que entenderse. Estoy convencido de que así lo haremos.

-O sea, que puede pactar con Vox y con Podemos. Por poner ejemplos a cada uno de los extremos.

-Quien en una negociación parte del radicalismo se pone ya en una posición de intransigencia. A priori no tengo por qué negarme a hablar con aquella formación dispuesta a buscar lo mejor para Gijón. Sí entiendo que deben hacer sus reflexiones quienes no se quieran mover de una posición extrema.

-¿Su candidatura incluirá independientes? Usted no es militante del PP…

-Yo soy independiente y los que me han conocido, Arias Cañete, Carmen Fraga, Loyola de Palacio o Isabel García Tejerina, nunca me pidieron el carné del partido. Y creo que he trabajado con total lealtad. Tengo libertad absoluta para hacer la lista, lo que no significa que no consulte. En este momento el tema de ser independiente o afiliado no es relevante; lo que buscas es que exista el compromiso y la lealtad hacia un proyecto como es el de Pablo Casado y Teresa Mallada. En mi caso, por no perder la coherencia, habrá independientes y afiliados porque el PP tiene una gran cantera. Los mejores cuadros de la administración han sido siempre del PP, siempre. Decía Churchill que el servidor público tiene que ser ante todo útil no importante. Yo he trabajado tanto para gobiernos del PP como del PSOE.

-En una Corporación con 27 ediles y opciones a que entren ocho partidos no parece que haya sillas para que todos cumplan con sus expectativas.

-(Risas) Lo importante es que el PP tenga las sillas suficientes. La ventaja de mis siete años en Italia es que era muy común lo de los pentapartidos. Así que gestionar las tareas municipales con varios partidos no nos tiene que asustar, al revés. No veo mayor dificultad o riesgo de paralización de la administración municipal porque haya cuatro partidos en un gobierno. Si la voluntad es única no veo problemas.

-¿Se ve alcalde de Gijón?

-Sí; si no, no habría venido. Yo tengo una clara vocación de servicio y me veo alcalde. Quizá por eso que dicen de que los que estamos en negociaciones somos optimistas estructurales. Además sería poco honesto por mi parte que me planteara la más mínima duda cuando todas las personas a las que he pedido que me acompañaran han dado el paso adelante. Tengo en mi equipo gente de aquí y gente de fuera, a quienes he pedido que vayan captando ideas y les he prometido que al final de la campaña les daré la mejor lista de chigres de Gijón. También soy realista: no digo que vaya a ganar por mayoría.

-¿Malladista o cherinista?

-Yo, forofo de la sidra y del Sporting

-¿Y cómo ve al Sporting?

-Hay que trabajar en ello. El Sporting es una imagen de la ciudad; lo mejor que tiene son las peñas, la afición.

https://www.lne.es/noticias-suscriptor/gijon/2019/03/06/gijon-seguir-decadencia-hay-preparar/2436819.html